¡Gracias y aplausos!

A los medios de comunicación porque siempre están en primera línea de la noticia. A los profesionales sanitarios, a los de los servicios de urgencias y de la medicina pública y privada. A los de educación, deportes, hostelería, restauración, ocio e informática. A los conductores de transportes públicos y privados por tierra, mar y aire. A los encargados de abastecimiento y servicios esenciales (agua, gas y electricidad). A comercios, bancos y gasolineras, servicios de desinfección, limpieza y entregas a domicilio. Al Gobierno de España, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a las Fuerzas Armadas y a todos los españoles por ser solidarios con el lema del coronavirus “quédate en casa”.

Ana Baschwitz Gómez de las Bárcenas, San Agustín de Guadalix (Madrid).

Quería hacer un reconocimiento a todas aquellas personas que en estos días tan difíciles están dando el 100%. Gracias a todos aquellos que están trabajando para que todo esto se acabe, gracias a los sanitarios que trabajan sin descansar, a todos los transportistas, a todos los cajeros que se exponen día a día al público para que no nos falte nada, y gracias a los que patrullan las calles para velar por nuestra seguridad.

Marta Arriba, Madrid.

Los sanitarios son nuestros superhéroes y merecen horas diarias de aplausos, pero no debemos olvidarnos de otros héroes sin capa que nos están haciendo más llevadera esta crisis: transportistas, trabajadores de supermercados, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, bomberos, servicios de mensajería y reparto, empleados del transporte, periodistas, basureros, quiosqueros, estanqueros, y todos aquellos que siguen currando a pesar del esfuerzo y peligro para ellos y/o sus familiares. Por ello, pedimos que al menos una tarde nos acordemos de todos con una gran ovación. ¡Gracias!

Gabriel Solera Barbero, Navalcarnero (Madrid).

En estos días que salimos a los balcones a aplaudir a las personas que están luchando en primera línea contra la pandemia, hay un sector al que no debemos olvidar ya que en cualquier crisis lo pasa fatal, me refiero al empresarial. Muchos establecimientos han tenido que cerrar. No los olvidemos. Es el momento de apoyarlos.

Luis Checa Martínez, Colmenar Viejo (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Leave a Reply