Reflexiones sobre el coronavirus. ¡Salvemos al anciano Ryan!

Esta tarde, cuando escribo, estaba leyendo un articulo de la prestigiosa revista medica ‘The Lancet’ que me ha hecho reflexionar sobre la situación que estamos viviendo a causa la pandemia del coronavirus (COVID19).

Una de las medidas fundamentales que se han tomado para evitar o disminuir la propagación de la enfermedad, y retrasar el pico de casos, es la confinación de la población en sus domicilios, medida que cobra mas importancia en la población de alto riesgo de desarrollar una infección grave (ancianos, bronquíticos crónicos, cardiópatas, etc.).

Sin embargo, es conocido que el aislamiento social en los ancianos es un «grave problema de salud pública» debido a su mayor riesgo de desarrollar problemas neurocognitivos y de salud mental. La desconexión social y por tanto la falta del contacto diario con familiares y otras personas en los centros de día, hogares de jubilados, etc., pone a los ancianos en mayor riesgo de depresión y ansiedad.

Si conoces algún anciano bien familia, vecino, conocido que está solo, ¡llámalo!

Por ello, se necesitaría complementar medidas urgentes para disminuir las consecuencias para la salud mental y física de los ancianos y donde los familiares, amigos y los servicios sociales deben tener un papel fundamental para evitar el aislamiento social.

Las nuevas tecnologías pueden proporcionar gran ayuda: llamadas telefónicas frecuentes (con o sin FaceTime), WhatsApp, email, etc. Incluso se puede favorecer la creación de grupos o proporcionar redes de apoyo social por organizaciones de voluntarios o de profesionales de la salud, que brinden apoyo durante todo el aislamiento forzado. Además, servirían para disminuir la soledad y mejorar el bienestar mental de los ancianos y para detectar aquellos casos que podrían necesitar tratamiento profesional.

Esta pandemia pasara más pronto que tarde, pero mientras dure es cosa de todos y no solo de la administración, ayudar a su control y a disminuir sus consecuencias.

Por ello, si conoces algún anciano bien sea familiar, vecino, conocido que crees que esta solo, ahora mas que nunca ¡llámalo!

Leave a Reply