«Lo que más vendo son periódicos y pipas»

David no falla a su cita con los vecinos pese a la situación de crisis. Mantiene su horario habitual aunque reconoce que le está costando levantar la persiana. «No es lo mismo, esta plaza estaría llena y aquí tendría hasta cola», dice el propietario del quiosco La Plaza, en Almàssera.

Antes de entrar un cartel reza: «Aforo máximo dos personas». Al entrar, una caja con guantes de plástico. Y ya en el interior, una solución artesanal al contagio; una especie de paraban creado con celofán que deja un margen de a penas medio metro para el cobrar al cliente. «Esto lo vi en la gasolinera y pensé que era buena idea, aunque aún así hay gente que se cuela por debajo, pero que le voy a hacer esto es un pueblo y la gente busca el contacto», explica resignado y riendo.

A las diez de la mañana ya ha vendido toda la prensa, sobre todo la local. «Estos días lo estoy vendiendo todo, nos llegan pocas ediciones pero acaban con todo, las 17 de LAS PROVINCIAS se acaban pronto», dice asegurando que lo que más se lleva la gente para pasar la cuarentena son «periódicos y pipas, es lo que más vendo». Por ahora, David está decidido a resistir.

Leave a Reply