La moda se arruga

Predica desde sus inicios que «la arruga es bella». Así que no es de extrañar que Adolfo Domínguez haya caído rendido al encanto de la intérprete octogenaria Benedicta Sánchez. A sus 85 años, la ganadora del Goya a la Mejor Actriz Revelación de 2020 presta su imagen a la campaña ‘Old is the new new’ (Lo viejo es lo nuevo nuevo) de la firma gallega. Y no solo se refiere a las prendas. El estilo y elegancia es atemporal. Pocos ejemplos mejores que el de Alicia Borrás, descubierta –y formada– a los 17 años por el maestro Manuel Pertegaz. Antecesora de Paquita Torres como Miss España, en 1965, quedó tercera en Miss Universo y desfiló para Dior, Chanel, Yves Saint Laurent o Elio Berhanyer. Dejó la profesión a los 27 años por amor, hasta que la firma de lencería Andrés Sardá se puso en contacto con ella en 2014, cuando ya había soplado 69 velas, para que cerrará su desfile en la Semana de la Moda de Madrid. Una colaboración que hizo que las marcas se volviesen a encaprichar de su espectacular belleza e indiscutible saber estar.

Pino Montesdeoca no tiene la veteranía de Borrás, pero también va sobrada de atractivo y elegancia. La canaria inició su carrera en el mundo de la moda a los 53 años por casualidad, tras haber trabajado como profesora en Suecia o para un financiero en Bahamas. Unas fotos que le hizo el novio de su hija puso el foco sobre ella. Musa de la firma española de joyas Suma Cruz, ha sido imagen de, entre otras, El Corte Inglés, Mirto o Rochas y ha desfilado con los uniformes de Iberia diseñados por Teresa Helbig o para Duyos, con quien se estrenó en la pasarela madrileña, en la que coincidió el pasado mes de febrero con Natalia. Sabe, la maniquí de los 90 que ganó el premio a la mejor modelo.

Leave a Reply