La circulación cae y empieza a reducirse la contaminación

Las consecuencias ambientales del coronavirus ya se han empezado a notar, aunque no está claro qué pasará en las próximas semanas. Si como muestra vale un botón, en China, tras el confinamiento, se ha producido una espectacular reducción de dióxido de Nitrógeno (NO2), un contaminante atmosférico. Los primeros indicios apuntan a que en Valencia se ha producido una reducción de contaminantes en la atmósfera. Pero aún es pronto para saberlo. El tráfico, según el Ayuntamiento, se ha reducido en un 80% en diferentes estaciones de la ciudad y la disminución del NO2 ha sido del 76% en algunos puntos. Pero los expertos piden prudencia, ya que también se producen caídas similares cuando sopla el poniente. La Conselleria de Emergencia Climática ha tomado varias medidas medioambientales. Por un lado ha ampliado el periodo de prohibición de quemas, una medida que se suele implementar en julio con la llegada del periodo de más riesgo de incendios forestales. Con esta disposición se pretende reducir el peligro y liberar recursos de las fuerzas de emergencia. También el viernes la conselleria ordenó suspender la caza y la pesca continental recreativa, inicialmente hasta el 28 de marzo, ante la pandemia del coronavirus. La disposición se extiende a concursos y competiciones de pesca que conllevan concentraciones.

Leave a Reply