Italia podría haber superado el pico de nuevos contagios por coronavirus

La pandemia del coronavirus podría haber pasado su punto máximo de nuevos contagios en Italia. Este domingo sumó casi 4.000 infectados adicionales, un dato inferior al de los tres días anteriores. También hubo una ligera disminución en la cifra de muertos: 651 frente a los 793 de la jornada precedente. En total son 5.476 los fallecidos y 59.000 las personas afectadas por el Covid-19, de las que más de 7.000 se han curado. Angelo Borrelli, jefe de la Protección Civil y comisario especial para esta crisis, reconoció que los números reflejaban una «inversión de tendencia» y manifestó su deseo de que estos datos «puedan ser confirmados en los próximos días», aunque invitó a «no bajar la guardia» y a cumplir con las restricciones aprobadas por el Gobierno.

Franco Locatelli, presidente del Consejo Superior de Sanidad, consideró por su parte que las últimas cifras podrían mostrar que llegó el momento «en el que se ven señales tangibles de la eficacia de las medidas de contención». Fue el pasado 10 de marzo cuando entró en vigor el decreto del Ejecutivo que prohibió en todo el territorio nacional salir de casa excepto por motivos laborales, sanitarios o de necesidad, como hacer la compra. Locatelli destacó que las autoridades médicas esperaban ver resultados de estas restricciones «en dos o tres semanas» y consideró que los próximos días serán «absolutamente cruciales» para confirmar si la pandemia comienza a remitir. «Esperamos finalmente ver un señal de inversión de tendencia», dijo el presidente del Consejo Superior de Sanidad, invitando a la población a seguir cumpliendo con las restricciones.

Éstas han llegado ya al «máximo en términos de actividad social y laboral», reconoció el experto, después del nuevo paquete de medidas anunciadas por el primer ministro, Giuseppe Conte. El Ejecutivo ordenó el cierre al menos hasta el 3 de abril de todas las fábricas y actividades económicas que no sean imprescindibles para la producción y distribución de bienes y servicios de primera necesidad. El ministerio del Interior anunció además que queda prohibida para toda la población trasladarse con medios públicos o privados desde un municipio a otro, excepto por «comprobadas exigencias de trabajo», «urgencia absoluta» o «motivos de salud». Se pretende así evitar que las personas escapen de las zonas más infectadas en el norte del país a segundas residencias o casas de familiares en las regiones del sur, menos golpeadas por la pandemia.

Conte realizó una declaración institucional sin preguntas a última hora de la noche del sábado después de un largo Consejo de Ministros en el que se analizaron las peticiones de los presidentes regionales, que exigían restricciones aún más duras para tratar de que ralentice el ritmo de las infecciones. «La decisión tomada por el Gobierno es la de cerrar en todo el territorio nacional toda actividad productiva que no sea estrictamente necesaria, crucial e indispensable para garantizar bienes y servicios esenciales», dijo el jefe del Ejecutivo, que reconoció que se trataba de medidas «severas», pero necesarias porque el país está sumido en «su crisis más difícil desde la Segunda Guerra Mundial».

En su comparecencia, el primer ministro se cuidó bien de dejar claro que se mantienen abiertos los supermercados, farmacias, tiendas de productos de primera necesidad, bancos y oficinas de correros. «Máxima calma, no hay que correr a hacer la compra ni formar colas que no se justifican», advirtió, tras un día en el que volvieron a registrarse largas esperas a la puerta de algunos supermercados en Milán. También siguen abiertos los kioscos, estancos, gasolineras y todas las empresas del sector agroalimentario, sanitario y energético.

«Aseguramos las actividades y los servicios públicos esenciales», dijo Conte, señalando que excepto en las actividades productivas relevantes, en el resto de áreas económicas sólo se consentirá el teletrabajo desde casa. «No es una decisión fácil, pero nos consiente afrontar la fase más aguda del contagio. Es una decisión necesaria para contener todo lo que sea posible la difusión de la epidemia». A las restricciones anunciadas por el Gobierno en todo el territorio nacional se unen otras adoptadas por las autoridades regionales de algunos territorios. En Lombardía, la zona más afectada por la pandemia con casi la mitad de los contagios, se prohibió la práctica deportiva al aire libre y formar grupos de personas en la calle. El presidente regional lombardo, Attilio Fontana, anunció que se multará con 5.000 euros a quienes no respeten estas medidas.

El Papa ofrece el viernes una bendición Urbi et Orbi por la pandemia

El Papa convocó a todos los católicos a participar en una oración conjunta del Padrenuestro a mediodía del próximo miércoles para pedir el fin de la pandemia del coronavirus. Tras dirigir este domingo el rezo del Ángelus a puerta cerrada desde la biblioteca del Palacio Apostólico, Francisco anunció además que el próximo viernes presidirá a las seis de la tarde un momento de oración en la basílica de San Pedro sin presencia de fieles. Al final dará la bendición Urbi et Orbi, reservada para el día de Pascua y de Navidad, y será posible recibir la indulgencia plenaria. «A la pandemia del virus queremos responder con la universalidad de la oración, de la compasión, de la ternura. Permanezcamos unidos. Hagamos sentir nuestra cercanía a las personas más solas y que más se están poniendo a prueba», dijo el Pontífice citando a continuación a los médicos, enfermeros, voluntarios y otros miembros del personal sanitario. También tuvo palabras de agradecimiento para los policías, militares y autoridades, que deben tomar «medidas duras por nuestro bien». En su intervención al final del Ángelus recordó igualmente a las víctimas del terremoto que este domingo sacudió Croacia.

Leave a Reply