Italia cierra todas las actividades productivas excepto las esenciales para frenar el coronavirus

Italia cierra todas las fábricas y actividades económicas que no sean imprescindibles para la producción y distribución de bienes y servicios de primera necesidad. La medida estará en vigor al menos hasta el 3 de abril. Lo anunció a última hora de la noche del sábado el primer ministro, Giuseppe Conte, después de otro día de cifras terribles en la pandemia del coronavirus. La enfermedad sumó ayer casi 800 muertos adicionales, por lo que el número total de muertos es ya de 4.800. Los contagiados son más de 53.500, de los que se 6.000 se han curado.

Conte realizó una declaración institucional sin preguntas después de un largo Consejo de Ministros en el que se analizaron las peticiones de los presidentes regionales, que exigían restricciones aún más duras para tratar de que ralentizar el ritmo de las infecciones. Ayer hubo más de 6.500 nuevos casos.

«La decisión tomada por el Gobierno es la de cerrar en todo el territorio nacional toda actividad productiva que no sea estrictamente necesaria, crucial e indispensable para garantizar bienes y servicios esenciales», dijo el jefe del Ejecutivo, que reconoció que se trataban de medidas «severas», pero eran necesarias porque el país está sumido en «su crisis más difícil desde la Segunda Guerra Mundial».

En su comparecencia, el primer ministro se cuidó bien de dejar claro que se mantienen abiertos los supermercados, farmacias, tiendas de productos de primera necesidad, bancos y oficinas de correros. «Máxima calma, no hay que correr a hacer la compra ni formar colas que no se justifican», advirtió, tras un día en el que volvieron a registrarse largas esperas a la puerta de algunos supermercados en Milán.

También se mantendrán abiertos los kioscos, estancos, gasolineras y todas las empresas del sector agroalimentario, sanitario y energético. «Aseguramos las actividades y los servicios públicos esenciales», dijo Conte, señalando que excepto en las actividades productivas relevantes, en el resto de áreas económicas sólo se consentirá el teletrabajo. «No es una decisión fácil, pero nos consiente afrontar la fase más aguda del contagio. Es una decisión necesaria hoy para contener todo lo que sea posible la difusión de la epidemia». Los responsables sanitarios temen que el pico del coronavirus no llegue la próxima semana, como se esperaba en un principio, sino la siguiente.

A las restricciones anunciadas por el Gobierno en todo el territorio nacional se unen otras adoptadas por las autoridades regionales de algunos territorios. En Lombardía, la zona más afectada por la pandemia con casi la mitad de los contagios, se prohibió además la práctica deportiva al aire libre y formar grupos de personas en la calle. El presidente regional lombardo, Attilio Fontana, anunció que se multará con 5.000 euros a quienes no respeten estas medidas.

Leave a Reply