Igualdad asegura que las maltratadas están con sus hijos tras el cierre de los puntos de encuentro familiar

Existe incertidumbre entre los progenitores que tienen un régimen de visitas con sus hijos o la custodia compartida tras la declaración del estado de alarma. Y esto se produce en familias que mantienen una relación -buena o mala- pero dentro de la normalidad. Más grave resulta el caso para aquellas parejas que deben recurrir a un Punto de Encuentro Familiar (PEF) para las visitas tuteladas y el intercambio de los pequeños.

Estas instalaciones dependen de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. Tras el estado de alarma se procedió a la clausura de las instalaciones, aunque se mantiene el contacto telefónico con las usuarias, la mayoría víctimas de violencia de género.

El personal del servicio sí se ha asegurado de que sean las madres las que se han quedado con los menores tras este cierre de los Puntos de Encuentro Familiar. Algunos de estos lugares, como el de la ciudad de Valencia, son competencia municipal.

Fuentes de la conselleria que dirige Mónica Oltra indicaron que por parte de los letrados de los Puntos de Encuentro se ha elaborado un protocolo que ha sido remitido a las sedes judiciales en los que se informa de la suspensión de las entregas y recogidas de las visitas tuteladas, así como el procedimiento de control telefónico.

Algunos jueces de Familia de diferentes ciudades, como por ejemplo Barcelona, Gijón, Valladolid o Salamanca, han unificado criterios para decidir mantener o suspender las custodias compartidas y las visitas de progenitores. En Valencia, en cambio, todavía no existe una resolución en este sentido.

Leave a Reply