Grupo Pikolinos echa el cierre y el sector pide que se adelanten las rebajas

El cierre de tiendas y las medidas de aislamiento frenan el consumo e impactan de lleno en la actividad de las firmas de calzado, que estudian «medidas excepcionales como el adelanto del periodo vacacional» u otros ajustes laborales, según Marián Cano, de Avecal.

Enseñas como Grupo Pikolinos han anunciado ya el cierre sus centros de producción, logística y oficinas para «garantizar la salud de los más de 650 colaboradores, así como la sostenibilidad de la compañía».

Para la patronal del calzado, Avecal, también convendría retrasar el inicio de las rebajas de verano, en coordinación con otros países europeos, y financiar campañas para reanimar el consumo de productos nacionales, entre otras peticiones propias del sector, como el pago inmediato de las facturas y devoluciones pendientes por parte de la Administración.

Su presidenta, Marián Cano, en un principio valora las nuevas medidas estatales para frenar el coronavirus como «un impulso necesario e imprescindible para paliar y minimizar el impacto de la crisis del coronavirus».

A la espera de conocer al detalle el funcionamiento de los impulsos públicos para poder valorar su alcance efectivo para el calzado, desde Avecal consideran «determinante la agilización de los plazos de los ERTE», y se interesan también por las condiciones para optar a las ayudas para exportadores.

Leave a Reply