Ford paraliza hasta nuevo aviso sus plantas y arrastra al parque de proveedores

Primero se anunció un parón de una semana en la planta de Ford en Almussafes, tras detectar el contagio de tres empleados. Junto a la posterior suspensión de las negociaciones de un ERE extintivo para prescindir de 410 trabajadores por la caída de la demanda, que implica fabricar cien vehículos menos al día, llegó también el ofrecimiento de UGT, mayoritario en la factoría, de adelantar las vacaciones de Pascua para evitar un ERTE por el coronavirus.

Al día siguiente, no obstante, Ford anunciaba su decisión de paralizar hasta nuevo aviso la fabricación de vehículos y motores en sus plantas europeas: la valenciana y sus ‘hermanas’ alemanas de Colonia y Saarlouis y la rumana de Craiova. En Reino Unido, más tarde, optó por adelantar vacaciones para frenar la epidemia.

De momento habla de «un número de semanas» indeterminado de cierre, en el que 7.000 de los 7.400 empleados de Almussafes irán al paro en las mismas condiciones que en los cuatro ERTE que aplicó a lo largo de 2019: percibirán un 80% del salario real, complementos y vacaciones incluidas, como firmaron UGT y CCOO. Y sin fecha de regreso, ya que Ford supedita su duración a la evolución de la pandemia y las decisiones gubernamentales.

Esa medida «grave e inquietante», según UGT, será replicada por sus proveedores directos, como la parada inicial y harán también los afectados por el cierre de Seat y otras plantas. La onda expansiva en la potente industria auxiliar, congregada en el polígono Juan Carlos I de Almussafes, alcanzará a otras 2.500 personas.

Más

Leave a Reply