«El temor es que se arrase el pequeño comercio»

La crisis sanitaria del coronavirus destroza el pequeño comercio. Rafael Torres, presidente de Confecomerç, pide auxilio a las administraciones.

-¿Cómo les afecta la crisis sanitaria?

-De manera dramática. Los que pueden abrir, salvo la alimentación que puede mantener las cifras haciendo un gran esfuerzo porque no está en las mismas condiciones que las grandes superficies, la inmensa mayoría no tiene clientes. El daño es muy serio, especialmente en los autónomos.

-¿Cuántos puestos de trabajo pueden desaparecer?

-Una barbaridad. En el centro histórico, con 40 comercios, 400. Deseamos mantener los empleos, de momento con ERTEs. Veremos la situación en que queda cada comercio. Si la recuperación no tiene una curva en ‘V’ habrá cierres.

-¿Cuánto dinero calcula que pueden perder?

-Con un 80 % de los comercios cerrados un mes o mes y medio, siendo optimisas, se puede crear un agujero de un 15 o 20% de ingresos y eso es una barbaridad, no una pequeña recesión.

-¿Les satisfacen las medida económicas de las administraciones?

-Ni del Gobierno ni de la Generalitat ni del Ayuntamiento. Pedimos ayudas encaminadas a sufragar gastos, no líneas de avales que endeudan los negocios, nos exoneren del pago de impuestos mientras dure la emergencia y podamos aplazar pagos. El Consell nos ha decepcionado porque ninguna de sus 16 medidas se refería al comercio. Esperemos que el IVF ayude a los autónomos.

-¿Cómo va a afectar a Valencia la pérdida del tejido del pequeño comercio?

-El temor es que se arrase. Y el Ayuntamiento está muy orgullosos de sus medidas, y son las previstas, 420.000 euros, y no son de aplicación inmediata. Hemos pedido al alcalde que los 80 millones sin invertir, se gasten. Estamos en una economía de guerra. Sería una tomadura de pelo que se quedasen sin ejecutar.

Leave a Reply