De preocuparse por suministros chinos a ayudar a conseguir más mascarillas

«Una pesadilla», así describe el presidente de Ateval y del Consejo Intertextil Español, Càndid Penalba, la crisis generada por la pandemia, que le llevó a cerrar su propia empresa e interrumpir la actividad productiva de Cotoblau, proveedora de Ikea, para preservar la salud.

Mientras gigantes como Inditex, Mango, H&M o Decathlon preparan sus respectivos ERTE, la patronal echa en falta más rapidez de la Administración ante una «situación crítica», marcada por el cierre temporal de tiendas y centros logísticos, que anulan entregas, e incluso retrasos en los pagos.

De preocuparse por los suministros de China, pasan a tener el problema en casa, pero hay quien se reinventa para fabricar mascarillas y, de ahí, que Aitex trabaje en homologar materiales para que otros puedan hacerlo. Además, un centenar de empresas del Consejo Intertextil Español colaboraron con el Gobierno para ayudarle a conseguir mascarillas, uniformes médicos y equipos de protección, al margen de poder fabricar.

Leave a Reply