Conductores de la EMT se sienten «desamparados» por la falta de apoyo de la dirección municipal

Los cerca de 1.200 conductores de la EMT de Valencia también forman parte de la primera línea de servicios públicos con que la ciudadanía cuenta para intentar que el coronavirus no termine de convertir la vida en un puro caos. Estos trabajadores, al igual que le ocurren a muchos otros que ahora mismo cumplen con su deber, sienten miedo. Y como también les ocurre a los sanitarios, reclaman más medios. «Tenemos miedo, mucho miedo, y aquí estamos sacando el servicio con un bote de jabón de manos y 4 servilletas de papel. Hemos tenido que pedir nosotros que se hiciera realidad el aislamiento con plásticos de la zona del conductor, algo que una semana después se hace. Queremos ser tratados como el resto de personal del ayuntamiento«, señala un documento de uno de los sindicatos con representación entre los conductores, con críticas durísimas hacia la dirección empresarial: «Cuando todo esto pase, no volváis».

«Nos sentimos desamparados. Llamas a la empresa, a Recursos Humanos, y hace unos días lo cogía una secretaria y te remitía a un teléfono que siempre está comunicando. Ahora, directamente ni lo cogen. Tenemos que apañarnos entre nosotros«, explica un conductor.

La reducción de líneas ha permitido que muchos chóferes se vayan a casa, pero de manera poco coordinada, según las mismas fuentes sindicales, que lamentan que para las libranzas no se esté teniendo en cuenta los casos de trabajadores con hijos pequeños en edad escolar que, como todo el mundo, tienen a los menores en casa y que los deben dejar solos, mientras que quedan exentos del servicio compañeros sin cargas familiares. Todo este tipo de contingencias las tienen que resolver los conductores con los inspectores de proximidad, que también necesitan librar. La coordinación entre la directiva de la EMT y sus trabajadores es escasa, según consideran los conductores, que reclaman mayor planificación y, sobre todo, una interlocución con la empresa más directa y que ahora prácticamente se ha esfumado, pues se realiza vía correo electrónico.

Leave a Reply