Ribó sólo adjudica 16 viviendas sociales pese a tener mil familias en lista de espera

El Ayuntamiento sólo adjudicó el pasado año 16 viviendas de alquiler social, cuando tienen una lista de espera de casi mil personas, según denunció ayer la portavoz del grupo popular, María José Catalá. La edil reclamó al gobierno municipal «más sensibilidad social» para incrementar el parque de viviendas de alquiler sociales, porque a la vista de las personas demandantes sin atender, «es a todas luces insuficiente».

Además, informó que el 60% de las personas que solicitan al Consistorio una ayuda para el alquiler no ven atendida su petición. En 2019, más de 1.800 solicitantes se quedaron sin ayuda. Para Catalá, la política de vivienda social del alcalde Ribó «es una verdadero fiasco», porque en cinco años en la alcaldía, Compromís y el PSPV «no han sacado adelante ni una sola promoción de vivienda pública».

Por esta motivo, consideró «urgente» que el Ayuntamiento amplíe la oferta de alquileres públicos y que incentive la construcción de viviendas sociales para «cambiar la dinámica actual de subida de precios. «La lista de espera es de 996 personas, por lo que es absolutamente falso el discurso de Ribó y los socialistas de que sus políticas están orientadas a salvar a las personas».

El 60% de peticiones para el alquiler se quedan sin respuesta

El gobierno municipal no concede ayudas para el alquiler al 60% de las personas que lo solicitan. En 2019 el número de solicitantes fue de 3.123 y sólo se concedió la ayuda a 1.277. Por este motivo, Catalá reclamó que el Ayuntamiento aumente el presupuesto que destina a estas ayudas, ahora en 1,98 millones de euros, debido a que «a todas luces es insuficiente». La edil advirtió que entre los factores que propician el déficit de la oferta de viviendas se encuentra la baja ejecución del presupuesto del área de Vivienda. A finales de 2019 tan sólo se había llegado al 14% de dinero gastado sobre la reserva inicial.

Según una respuesta de la concejalía de Vivienda a una pregunta del Grupo Popular «actualmente hay 169 unidades familiares con una vivienda de alquiler social concedida», a pesar de que en la ciudad hay casi 1.000 personas en lista de espera en el registro de demandantes de alquiler social. Además, la citada concejalía de Vivienda reconocía en otra contestación del pasado noviembre que «no disponía de programas que ofrezcan viviendas con alquileres bajos para jóvenes o mayores con dificultades económicas».

Los alquileres en Valencia han subido en los últimos cuatro años más de un 38%, debido según Catalá a «la nefasta política de vivienda de Ribó, entre otras causas, ya que en los casi cinco años de gestión, no ha impulsado ni un nueva promoción de viviendas públicas para que el Ayuntamiento las pueda ofrecer con precios de alquiler social».

Finalmente dijo, que esto demuestra una vez más la incapacidad para dar respuesta las necesidades de los ciudadanos. «En cinco años de Gobierno ha sido incapaces de construir viviendas públicas. Este es el lamentable balance de los cinco años del gobierno de Ribó».

Leave a Reply