California, Nueva York, Illinois y Connecticut confinan a la población

Los dos estados más emblemáticos de la Unión, California, Nueva York, Illinois y Connecticut ordenaron este viernes el confinamiento de la población, cada uno con las peculiaridades propias en ausencia de una orden federal que uniforme la respuesta de todo el país.

En California es una orden, que sin embargo permite pasear y hacer deporte en solitario. En Nueva York, una recomendación que el doctor Anthony Facui, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, quiere que la población se tome como una orden. «Hay que ser inteligente, no se trata de irse de picnic o tumbarse en el césped con los amigos a tomarse unas cervezas», dijo el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo. Las calles ya estaban desiertas desde que desaparecieron de golpe todos los turistas y cerraron los restaurantes, museos, teatros, colegios, universidades y lugares de entretenimiento. Desde este viernes, todos los negocios que no hayan sido clasificados como esenciales tienen que cerrar las puertas para que los trabajadores puedan quedarse en casa

Donald Trump prefiere enfocarse en cerrar las fronteras, que este viernes extendió a la de México para deportar inmediatamente a los indocumentados que la crucen, a pesar de que el país azteca tiene muchos menos casos que EEUU. Su presidente Andrés Manuel López Obrador no tuvo problema en aceptarlo, pese a que mantiene vuelos con Europa.

Los gobernadores que han tomado medidas dentro de EEUU lamentaron que el gobierno federal no las extienda a los estados vecinos para evitar que la población pueda circular de un estado a otro esparciendo el virus. «No creo que eso nunca sea necesario», replicó Trump. «California, Nueva York, Miami y el estado de Washington son los puntos calientes. El resto del país lo está viendo por televisión y no tiene los mismos problemas», desestimó.

El presidente daba otra conferencia de prensa rodeado de su equipo agrupados detrás codo con codo. La víspera había anunciado la aprobación de un medicamento para la malaria que curaba el covid-19, algo que el fabricante desmintió rápidamente. Cuando un periodista de NBC le preguntó este viernes si no estaba dando falsas esperanzas a la gente, embistió acusándole de ser «una desgracia» y hacer «sensacionalismo» cuando él mantiene el optimismo. «Nadie sabe si funcionará, yo tengo la corazonada de que sí, ¿vale?». En su opinión, el país saldrá pronto de esta pandemia «más fuerte, más grande y mejor que nunca, en todos los sentidos».

Senadores de EE UU vendieron sus acciones mientras minimizaban la pandemia

Como presidente del Comité de Inteligencia del Senado, Richard Burr y otros senadores del Comité recibían diariamente sesiones informativas de inteligencia sobre la evolución de la epidemia aparecida en China. El 13 de febrero, cuando el presidente Trump todavía decía que el virus era como una gripe que desaparecía «como por milagro», el senador se deshizo de sus acciones en sectores críticos afectados después por la epidemia que minimizaba públicamente.

Era 13 de febrero. El gobierno estadounidense no compraba kits de diagnóstico, mascarillas, respiradores, ni nada parecido. «EE UU está mejor preparado que nunca para enfrentar una amenaza emergente de salud pública como el coronavirus», afirmó el una semana antes de realizar 33 operaciones que le reportaron hasta 1.72 millones de dólares. Una semana después esas acciones en hoteles, restaurantes y seguros médicos, entre otro, perdieron el 30% de su valor.

El senador de Carolina del Norte fue uno de los autores de la Ley de Preparación para la Pandemia y sabía perfectamente lo que se avecinaba, aunque no se lo dijera al público ni tomase medidas para ayudar al país. Sólo a otros empresarios y políticos allegados, como a los que se dirigió en un almuerzo privado en el Hill Club del Capitolio a final de febrero. «Os puedo asegurar que esto es mucho más agresivo en la transmisión que cualquier cosa que hayamos visto en la historia reciente. Es probablemente la mayor pandemia desde 1918», dice en un audio hecho público por Propublica. El senador asegura que operó de acuerdo a la información financiera que veía en televisión y ha pedido al Comité Ético que lo investigue.

Leave a Reply