Alzira media para que una residencia a estrenar pueda ser usada para pacientes con coronavirus

El coronavirus está suponiendo una crisis sanitaria al multiplicarse cada día los casos en todo el territorio. Con el objetivo de que hospitales como el de la Ribera no lleguen al colapso, el Ayuntamiento de Alzira, a través de su alcalde Diego Gómez, ha mediado con el gerente de la Residencia de la Ribera, para estudiar la posibilidad de que este edificio, que se encuentra acabado pero que aún no está en funcionamiento por trámites administrativos, pueda acoger los posibles casos de enfermos de coronavirus de la zona y de esta forma dar un respiro al centro hospitalario.

El alcalde ha informado a la Conselleria de Bienestar Social y la Conselleria de Salud Pública, que previamente había solicitado información sobre posibles espacios para atender pacientes afectados del virus, de la disposición de esta empresa, situada a 300 metros del Hospital de la Ribera y al lado de la Clínica Tecma. Un edificio rehabilitado que dispone en la actualidad de 100 habitaciones y con capacidad para 150 personas y toda la infraestructura para poder dar servicio en caso de necesidad ya que está prevista su apertura como residencia de la tercera edad.

ONTINYENT Y XÀTIVA

uOntinyent
El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, y los agentes socioeconómicos locales, realizaron ayer un llamamiento a la población, tras reunirse por videoconferencia, para tratar de potenciar las compras en el pequeño comercio local.
uXàtiva
El Ayuntamiento de Xàtiva se ha puesto en contacto con empresas del sector textil para estar coordinados en el caso de ser necesaria la fabricación de materiales sanitarios como ahora mascarillas o batas para combatir esta situación de crisis.

El alcalde de Alzira, Diego Gómez, manifestó su «agradecimiento a la dirección de la Residencia de la Ribera por su ofrecimiento. Una vez más se demuestra, desde el mundo empresarial, la solidaridad para poder superar esta pandemia cuanto antes».

A partir de estas iniciativas municipales, deben ser las consellerias de Salud Pública y la de Políticas Inclusivas quienes lleven a cabo las gestiones oportunas para hacerse cargo de la situación.

Por otra parte, las consecuencias del Estado de Alarma son múltiples. Una de ellas se ha denunciado desde el Ayuntamiento de Almussafes, pero es una circunstancia que se puede observar en otras poblaciones.

Los excrementos de perros han proliferado durante los últimos días en los espacios públicos de la localidad. Desde que el Gobierno de España decretó el confinamiento general de la población para frenar el avance del coronavirus con la opción de poder sacar al perro a pasear para que hiciera sus necesidades, la brigada de limpieza del Ayuntamiento de la localidad destacó que ha notado un «incremento significativo» del número de defecaciones, por lo que la Concejalía de Obras y Servicios y Seguridad Ciudadana ha intensificado las labores de recogida de estos residuos, tanto en las calles y aceras como en las zonas de esparcimiento de animales, únicos espacios donde está permitido el paseo de mascotas.

Tal ha sido el aumento que la Policía Local ha decidido comenzar a realizar recogidas de muestras para garantizar el cumplimiento de la ordenanza municipal que regula la tenencia de animales, una norma que, tal y como recuerda el concejal de Obras y Servicios y Seguridad Ciudadana, Jaime Wic, «continúa en vigor a pesar de las actuales circunstancias». Por esta razón se va a proceder al análisis de las muestras tomadas y a la interposición de las correspondientes sanciones, que pueden alcanzar los 200 euros.

«Por una cuestión de higiene y salud, apelamos más que nunca a la responsabilidad de propietarios y propietarias de animales. Si conseguimos eliminar este problema, el personal de limpieza podrá dedicarse a otras cuestiones más necesarias», destacó el concejal de Almussafes, quien lamentó la actitud de algunos propietarios de animales a la hora de permitir que su mascota realice sus deposiciones en cualquier lugar.

Más

Leave a Reply