Tiempo de series

Ahora parece una eternidad pero no hace demasiado tiempo nos quejábamos de la dificultad de abarcar la cantidad de series que se estrenaban a la semana y nos echábamos las manos a la cabeza cuando nos anunciaban la llegada de nuevas plataformas. Considerábamos imposible poder seguir una buena parte de los últimos títulos, descartábamos no pocas recomendaciones y ni nos planteábamos empezar los imprescindibles con cinco o seis temporadas que no vimos en su día. En un giro inesperado de los acontecimientos ahora nos encontramos en el extremo contrario. Ya he escuchado a unas cuantas personas quejarse de haber agotado posibilidades catódicas y desear que se adelantase el desembarco de ofertas inéditas (como la de Disney, que tenemos a la vuelta de la esquina).

Con esa manera extrema con la que afrontamos las circunstancias estamos finiquitando nuestros recursos audiovisuales cuando todavía no hemos alcanzado ni la mitad de la reclusión decretada por el estado de alarma. Me temo no obstante que quien profiera esas quejas apenas se habrá quedado en la superficie de algunos catálogos, ya que si rascas bien todos ellos atesoran joyas a las que por fin podremos prestarles la atención que merecen. Es el momento de recuperar producciones no suficientemente reivindicadas como ‘Oz’, ‘American Crime’ o ‘The Terror’, por citar tres ejemplos, u otros cuya abundancia de capítulos asustaba. Es decir, ya nadie tendrá excusa para alegar que no ha visto ‘The Wire’ o ‘Mad Men’ por no hallar la ocasión adecuada. La ocasión adecuada está aquí. De todos modos, si la incontinencia por consumir provoca consecuencias como que aumenten las suscripciones a iniciativas tan plausibles como Filmin o FlixOlé, bienvenida sea.

Leave a Reply