Muere un segundo guardia civil sano y joven por coronavirus

La pandemia vuelve a golpear a la Guardia Civil 48 horas después. Un agente de 38 años y sin ninguna patología previa conocida ha fallecido hoy afectado por una neumonía causada por el coronavirus. El guardia fallecido es Francisco Javier Collado Rivas, casado y con un hijo de diez años. El funcionario prestaba servicio en el centro penitenciario de Herrera de la Mancha, en Ciudad Real, donde se ocupaba tanto de la seguridad del recinto como de conducciones de reclusos.

El agente estaba en confinamiento domiciliario, ya que desde principios de semana se encontraba enfermo. Horas antes de su fallecimiento había sido trasladado hoy de urgencia a un hospital de Madrid, sin que los médicos pudieran hacer nada por salvarle la vida. Collado fue durante años delegado en Ciudad Real de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC)

Se trata del segundo fallecido del cuerpo. El primero, Pedro Alameda, que trabajaba destinado en el Servicio de Retribuciones de la Guardia Civil en Madrid , murió el miércoles.

El agente, que contaba 37 años y tenía una hija de tan solo cinco años, era además un conocido miembro de la Junta Directiva Provincial de la delegación de Asociación Unificada de Guardia Civil en Madrid.

Alameda, que como el agente fallecido hoy carecía de patologías previas, antes de contraer la enfermedad prestaba su servicio con normalidad y sin ningún tipo de limitación. El funcionario de Madrid llevaba ingresado varios días con pronóstico grave en el centro hospitalario Quirón de Alcorcón.

Leave a Reply