La primera víctima mortal de violencia machista durante el aislamiento se llamaba Karina

Se llamaba Karina Andrés. Tenía 35 años y dos hijos. Vivía con su marido, que ha sido su verdugo, en una casa de clase media-alta de Castellón. Seis días después de que el Gobierno decretara el estado de alarma, esta joven madre ha sido asesinada por su pareja, delante de sus hijos menores de edad.

El hecho ocurrió en la noche del jueves y varias horas más tarde José F. se ha entregado en el cuartel de la Guardia Civil de Almassora y ha confesado su crimen. No existían denuncias previas ni ella estaba en el sistema VioGen. Karina Andrés murió a consecuencia de las heridas producidas por un arma blanca.

Esta nueva víctima mortal de violencia de género, según ha confirmado el Ministerio de Igualdad, se convierte en la número 17 de 2020 y la 1.050 desde que se comenzó a llevar un registro oficial de estas víctimas en 2003. Con sus dos hijos son ya nueve los huérfanos que deja este tipo de delitos en 2020. Las autoridades levantaron el cadáver a media mañana y la alcaldía de Almassora ha decretado tres días de luto.

El Ministerio de Igualdad recuerda que los servicios contra el maltrato continúan funcionando 24 horas, entre ellos el 016 que no deja rastro en la factura telefónica aunque debe borrarse del listado de llamadas salientes.

Leave a Reply