El Vaticano permite que las procesiones de Semana Santa tengan lugar en septiembre

Las procesiones de la Semana Santa pueden celebrarse en fechas distintas a las que correspondería este año: del 5 al 12 de abril. El cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el ‘ministerio’ vaticano encargado de la liturgia, publicó este viernes en las redes sociales la carta que envió a los obispos diocesanos de todo el mundo en la que autoriza a cambiar las fechas de las procesiones en los países afectados por la pandemia del coronavirus.

El purpurado afirmó en su misiva que pueden posponerse la misa crismal del Jueves Santo y las expresiones de piedad popular que acompañan a la Semana Santa. Será el obispo diocesano el que decida la fecha, aunque el Vaticano propone el 14 y 15 de septiembre, fiesta de la Exaltación de la Cruz y memoria de Nuestra Señora de los Dolores, respectivamente. Este anuncio abre una ventana de esperanza para los fieles católicos que, como ocurre en muchas localidades españolas, tienen en las procesiones de la Semana Santa uno de los momentos más esperados del año.

El Papa concede indulgencias plenarias a los enfermos de coronavirus y a quienes les cuidan

Sarah indicó en cambio que la fecha de la Pascua, «corazón del año litúrgico», no puede cambiarse, por lo que las ceremonias del Triduo Pascual tendrán lugar en los días previstos, aunque sin presencia de fieles, que podrán seguirlas a través de los medios de comunicación. El Jueves Santo se suprime el lavatorio de los pies y la procesión al final de la misa de la Cena del Señor.

El Vaticano también informó de que concedía la «indulgencia plenaria» (perdón de todos los pecados) a los católicos infectados del coronavirus y a los médicos, enfermeros y personal sanitario que les atienden. La Santa Sede permitió además que, en las zonas afectadas por la pandemia, los fieles puedan recibir la absolución de los pecados de manera «colectiva» y «sin confesión individual previa».

En su misa matutina en la capilla de la Domus Santa Marta, la residencia vaticana donde vive, el Papa Francisco recordó que esta situación está contemplada en el catecismo. «Si tú no encuentras un sacerdote para confesarte, habla con Dios, que es tu Padre, y dile la verdad: ‘Señor he hecho esto, esto… y esto otro. Perdóname’», dijo el Pontífice en su homilía.

Leave a Reply