Condenado un hombre que asfixió a su pareja con la almohada en Valencia

La Audiencia de Valencia ha condenado a 20 años de cárcel a un hombre a quien el jurado declaró culpable de haber asfixiado con la almohada a su pareja, un asesinato que el reo cometió después aturdir a golpes a la víctima y dejarla parcialmente inconsciente.

Según el relato de hechos probados, el 16 de julio de 2017, sobre las 15 horas, el reo golpeó brutalmente a la víctima. Cuando Irina, como se llamaba la mujer, había quedado aturdida por la paliza, el asesino la asfixió con sus manos y, después se aseguró de que había acabado con su vida ahogándola con la almohada.

Una vez muerta, el hombre se llevó de la vivienda al hijo de la víctima, al que dejó esperando en una hamburguesería. Entonces regresó a la vivienda y prendió fuego a la habitación donde yacía el cuerpo de la víctima, con la intención de borrar las pruebas del crimen, continúa el relato de hechos considerados probados por el jurado.

La fiscal solicitaba para el reo una pena de 34 años, porque al delito de asesinato añadía el de incendio. El fuego provocó que se quemara en gran parte la habitación donde se encontraba la víctima y también parte del salón de la vivienda. Además, había un inquilino durmiendo en otra habitación cuando se prendió fuego el piso.

Petición de 34 años por asfixiar y carbonizar a su novia en Valencia

Y solo la rápida intervención de los bomberos, alertados por una vecina que vio desde su balcón situado en frente que el humo que salía de la casa, impidió que se causaran más daños.

Por esta razón el Ministerio Público consideraba en su escrito de acusación que el incendio pudo haber acabado con la vida de un hombre a quien la pareja había alquilado una habitación del piso y que dormía cuando sucedió todo. El hombre fue despertado por la Policía, que acudió ante la alarma de los vecinos.

Aunque el inquilino se despertó por los golpes de la Policía, que intentaba echar la puerta abajo, el jurado no consideró probado que el asesino fuera consciente de que él se hallaba dentro de su habitación en el momento del incendio, ni de que el edificio y los alrededores estaban habitados en esos momentos.

La magistrada de la Audiencia que dirigió el juicio ha impuesto al acusado 20 años de prisión como autor de un delito de asesinato con alevosía y agravante de parentesco «en atención a la gravedad y brutalidad del ataque» y al hecho de que lo cometió en la «intimidad del domicilio familiar», lo que privó a la víctima de ser auxiliada.

Sin embargo, le ha absuelto del segundo delito, en línea con el criterio del jurado.

La sentencia, fechada el pasado 4 de marzo y hecha pública este viernes por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, impone al condenado la obligación de indemnizar con 160.000 euros al hijo menor de la víctima, y con algo más de 95.000 euros en total al padre y tres hermanas de ella.

Leave a Reply