Cientos de desplazamientos en Alicante durante el festivo

La Policía Local de Alicante ha intensificado los controles en las últimas horas para verificar que todo aquel que se mueve por la calle en estado de alarma lo hace bajo una causa justificada. Durante la mañana de ayer los agentes dieron el alto a 250 vehículos, motos y furgonetas. Lo mismo ocurrió con los peatones que circulan por la ciudad en pleno día festivo, para comprobar si cumplen con las prescripciones que marca esta situación excepcional causada por el coronavirus.

La Concejalía de Seguridad comunicó que desde el miércoles ha intensificado los controles fijos y móviles tanto de vehículos como de personas, y ha desplegado un operativo policial en distintas zonas y accesos a la ciudad.

Los agentes detienen a los conductores y les preguntan el lugar y los motivos por los que utilizan el vehículo, para comprobar si es una causa justificada y la necesidad de realizar ese desplazamiento. «Es muy importante que todos nos sigamos concienciando del deber de permanecer confinados en casa para contener el coronavirus», recordaron desde la Policía Local. Al margen de aumentar el riesgo de verse contagiado por el virus, aquellos que incumplen las normas se exponen a actas, multas económicas y, en los casos más graves, la detención. El día de ayer se saldó con 22 sanciones en Alicante.

Casos por toda la ciudad

El Ayuntamiento recordó que no se pueden realizar desplazamientos con varias personas en el mismo vehículo, salvo causas justificadas, y que se controlará los motivos por los que se utiliza cada coche. En las últimas horas se han realizado centenares de intervenciones en Alicante. Los agentes han tenido que actuar para disolver grupos de personas que se juntaban para jugar a tenis, baloncesto, fútbol o realizar deporte. Ha ocurrido en varias zonas de la capital: en las calles Zeus, Licia Calderón, Goleta, en la plaza Cruz Roja y en las pistas deportivas de avenida de Gijón. También fueron identificadas personas reunidas en Beato Diego de Cádiz, con siete jóvenes reparando una moto; en Juan Sanchís Candela, con menores jugando en zonas comunes; y en las calles Trafalgar y General Marvá, con personas paseando juntas con sus mascotas.

Además durante la mañana de ayer los agentes solicitaron a la UME su intervención para desinfectar plazas y zonas de comercios de la zona norte de la ciudad, la más vulnerable de la capital alicantina. Los policías locales patrullan a pie y con vehículos, informando con megafonía por toda la ciudad sobre el estado de alarma. También revisan las playas y establecen dispositivos y controles de seguridad, fijos y móviles para asegurar el cumplimiento de las medidas decretadas por el Gobierno.

Leave a Reply