La pandemia se cobra ya víctimas jóvenes y sanas y crece un 25% diario en España

«Son los días difíciles, cada día veremos un poco más de casos. Nos acercamos al pico». El mensaje del ministro de Sanidad, Salvador Illa, y del jefe de Emergencias, Fernando Simón, ha sido este jueves idéntico. La expansión del coronavirus no da ni un día de respiro a España. Y la situación no va a mejorar en breve. Las cifras, como se esperaba, están en pleno auge porque la pandemia, según todos los analistas, comienza, ahora sí, a entrar en el momento álgido de propagación.

Pero las estadísticas generales esconden otros datos inquietantes que certifican que el país no ha logrado el objetivo de achatar la temida curva infectiva y que se encuentra ya sumido en lo peor de la epidemia: el virus, que ya se ha cobrado hasta este jueves 767 vidas, ha matado ya a tres personas menores de 65 años y sin patologías previas y ha comenzado a provocar víctimas mortales entre el personal sanitario, como ha ocurrido con una enfermera vasca de tan solo 52 años.

El Gobierno advierte: los días de «pedagogía» sobre el estado de alarma se han acabado

El COVID-19 alcanza este jueves ya los 17.147 casos confirmados, un 25% más de enfermos que hace 24horas, después de que en la última jornada se hayan diagnosticado 3.431 nuevos positivos.

Del miércoles (cuando se computaron 2.538 positivos) al jueves (con esos casi tres millares y medio de nuevos contagios) el ritmo de crecimiento de la infección se ha situado en un 35%, el doble que en las peores jornadas vividas desde que se declaró la crisis oficialmente hace cuatro semanas.

«Doblar al otro lado»

«El aumento de casos no indica que vayamos mal, sino que poco a poco nos vamos aproximando al pico máximo», ha explicado Fernando Simón. «La tasa de crecimiento se va a ir reduciendo si mantenemos la tensión», ha prometido la cara visible de la Administración central contra el virus quien, como todo su equipo, tiene como «primer objetivo» el «doblar hacia el otro lado». O sea, pasar esa cima.

Las estadísticas de fallecimientos en España en las últimas horas tampoco han sido buenas, Los muertos suman 767 personas, tras contabilizarse en el último día 169 decesos, buena parte de ellos ancianos que vivían en residencias para mayores azotadas por brotes de COVID-19.

Quedan semanas para llegar a contolar al virus: por cada persona que sana hay 131 que se infectan

Las cifras de fallecidos, resaltan los expertos, no se están disparando, lo que apuntaría a esa posible cercanía de la deseada cumbre infectiva. Los últimos datos de letalidad ofrecidos por Simón confirman que el coronavirus, aunque ya se está cobrando la vida de los primeros adultos jóvenes sanos, se está cebando con los más mayores. El 33% de los fallecidos tenía más de 65 años, un 18% más de 75 años y el resto por encima de esta edad. En esos grupos de «personas de riesgo», entre los que se sitúan los ancianos, el 32% de los infectados acaba con una «neumonía grave».

Solo un 2% de crecimiento

Que todavía no hemos llegado a lo peor también lo atestiguan, los datos de este jueves de Sanidad sobre los pacientes sanados. El número de recuperados crece todavía de manera muy lenta, apenas un 2% diario. Son ya 1.107 los enfermos dados de alta, pero solo 26 más que ayer. Se trata de un dato clave porque los técnicos apuntan a que la pandemia comienza a considerare controlada cuando el número diario de recuperados supera al de contagiados. La tasa actual sigue siendo muy desfavorable: por cada persona que recibe el alta hay 131 nuevos infectados. Acortar esa proporción es «vital», según los modelos matemáticos usados por Sanidad, que día a día van retrasando las estimaciones de pico infectivo, que ahora ya se situaría entre la primera y segunda semana de abril, según los cálculos más optimistas, que no todos en Sanidad comparten.

Madrid ya no acumula la mitad de los casos porque el resto de comunidades sube con más fuerza

También se incrementan los ingresos en UCI. Son ya 939 los enfermos en estas unidades, tras un aumento de 165 pacientes desde el miércoles al jueves. En la actualidad, el 5,4% de los infectados se encuentra en cuidados intensivos. Aumenta el número de casos, pero no el porcentaje de los pacientes más graves, que desde hace días se mantiene sobre el 5%.

Madrid va por delante

El análisis general de la evolución en todo territorio nacional desvela, según recalcado Fernando Simón, importantes diferentes territoriales. Sanidad divide España ya en tres bloques: la Comunidad de Madrid, bastante más avanzada que el resto del país en la propagación; Rioja, Navarra, País vasco y una «pequeña parte» de Castilla y León, donde el contagio de la mayoría de los casos está relacionados con una «reunión masiva», el famoso funeral de Álava y el resto del país «con una transmisión comunitaria más tardía».

Los epidemiólogos siguen mirando muy de cerca Madrid porque va unos días antes en su evolución que el resto del Estado. La región, que hace solo unos días acumulaba con mucho más de la mitad de los positivos del país, ha perdido peso y ahora ya solo suma el 40% de los casos, por el aumento de las infecciones en el resto de las comunidades autónomas. Madrid, precisamente por esos días de adelanto, sí que acumula el mayor número de muertos: el 65% de las víctimas mortales de toda España.

Leave a Reply