Iberia presenta un ERTE de tres meses para 14.000 empleados

Las aerolíneas son unas de las grandes perjudicadas por esta crisis. A muchas la pandemia les pilla en una delicada situación financiera y a otras les acarreará pérdidas millonarias. La última en tomar medidas ha sido Iberia, que anunció este jueves que presentará un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de tres meses, que afectará a un máximo del 90% de la plantilla de las áreas de vuelo, handling y mantenimiento ante el desplome de los vuelos por las restricciones del coronavirus. De esta forma, la medida afectará a un máximo de 13.900 personas del total de 17.000 empleados.

Y serán tres meses en una primera fase, ya que la aerolínea aseguró que seguirá la evolución de los acontecimientos para «para dilucidar si fuese necesaria una ampliación posterior o una recuperación anticipada de la actividad». Por departamentos, en los servicios centrales y oficinas se verán afectados el 70% de los empleados, en las actividades relativas a motores será el 60%, mientras que en mantenimiento mayor la afectación será de un máximo del 80% los dos primeros meses y del 90% el tercero. El área de componentes se verá afectada a su vez en un máximo de un 70%.

La cancelación de miles de vuelos por la restricción a viajes de ocio y trabajo ha hecho que la aerolínea española adapte su programa de vuelos y solo opere los que sirvan para «garantizar una mínima conectividad de España» para permitir que los españoles en el extranjero puedan volver al país.

Otras aerolíneas de la talla de Ryanair informó este miércoles que dejará de volar a partir del 25 de marzo, y solo operará «un número muy pequeño de vuelos» para seguir conectando Irlanda y Reino Unido, así como para la repatriación de ciudadanos.

Este jueves ha sido el turno de Lufthansa, el mayor holding europeo de aerolíneas, que ha reconocido que se ve incapacitado para hacer estimaciones económicas para este año por la grave crisis generada por el coronavirus y el desplome de las reservas aéreas. La compañía que engloba a Lufthansa, Eurowings, Swiss, Austrian Airlines, Brussels Airlines y Edelweiss ha revelado que tiene parados 700 de sus 763 aviones.

El grupo de aerolíneas mantiene solo el 5% de sus vuelos regulares hasta dentro de un mes por la caída de la demanda, aunque mantendrá vuelos especiales para repatriar a ciudadanos que se encuentren de viaje. «La propagación del coronavirus ha llevado a la economía mundial y a nuestra empresa a un estado de excepción hasta ahora desconocido», aseguró el presidente del grupo Lufthansa este jueves, Carsten Spohr, que advirtió además de que cuanto más dure la crisis, «más probable será que en el futuro el transporte aéreo no se pueda garantizar sin ayudas estatales».

La gran crisis de las aerolíneas

Aunque el grupo ha desplegado capacidades adicionales para transportar mercancías para que las cadenas de suministro de muchas empresas no se derrumben, va a desplegar medidas de ahorro drásticas, como el trabajo a jornada reducida de sus empleados y suspende el pago de dividendos a sus accionistas por el 2019. «La compañía está examinando la posibilidad de utilizar aviones de pasajeros sin pasajeros para aumentar aún más la capacidad de carga», indicó la empresa que confirma que los aviones de su división de carga permanecerán en el aire, continuando su plan de vuelo regular, exceptuando las conexiones con China.

Lufthansa fue una de las primeras aerolíneas en anunciar ajustes temporales de empleo y en ofrecer vacaciones sin sueldo inmediatas para todos los trabajadores que quisieran acogerse a ello y así compensar las pérdidas por la suspensión de muchas de sus rutas.

Alsa perderá el 70% de sus ingresos

Las cuentas de Alsa, la compañía más importante de servicio terrestre de viajeros entre ciudades españolas, se desplomarán en este primer semestre del año. El grupo británico Royal Express, a quien pertenece la filial española, indicó en un comunicado que los ingresos caerán un 70% por las restricciones en materia de transportes impuesta por el Gobierno tras decretar el estado de alarma.

La firma, que aportó el 30% del grupo británico en 2019, ha reducido a la mitad el servicio entre ciudades españolas. En torno al 50% de su plantilla se ha visto afectada por un despido temporal (ERTE).

Leave a Reply