De Ava Gardner a Ozymandias

Todo apunta a que la cuarentena inicial de quince días impuesta por el Gobierno para atajar el brote de coronavirus en nuestro país acabará siendo ampliada. Empápense de cada rayo de sol en sus salidas a la compra o en su trayecto al trabajo y mentalícense de que la cosa va para largo. Lean, escuchen música, radio, podcasts, jueguen, trabajen, descansen, piensen, abúrranse, ríanse y si les apetece, de vez en cuando, vean una serie o una película. Siguiendo la línea de recomendaciones de ayer, les proponemos otras diez joyas modernas, esta vez con pocos capítulos, para que no se empachen.

Netflix

Black Mirror (2011-presente)

7 episodios, 7,5 horas. Hagamos una cosa: vamos a borrar de un plumazo la serie de Charlie Brooker a partir de su tercera temporada y nos vamos a quedar con las dos primeras y el especial ‘Blanca Navidad’. Son, en total, diez historias autoconclusivas con un denominador común: la importancia de las nuevas tecnologías en una sociedad cada vez mas adicta y necesitadas de ellas. Diez relatos llenos de imaginación, crítica ácida y mucha mala baba. Es una serie esencial, que en sus dos primeras temporadas rozo la gloria, pero que en su paso a Netflix ha perdido fuelle y sustancia.

Movistar

Arde Madrid (2018)

Un fotograma de 'Arde Madrid'.

Un fotograma de ‘Arde Madrid’.

8 episodios, 4 horas. Es, con toda probabilidad, la mejor ficción española reciente. Creada por Anna R. Costa y Paco León, la serie aborda los días de Ava Gardner en la España franquista. La actriz de Hollywood llevaba aquí una vida llena de excesos. Así que la pareja imaginó una historia en la que una instructora de la Sección Femenina (Inma Cuesta) y un buscavidas (Paco León) espiaban a la diva. Rodada en blanco y negro, su puesta en escena es tan contenida e inteligente que pudieron grabar en la Gran Vía sin que se atisben los cambios que ha sufrido la arteria madrileña con el paso del tiempo. Con unas tramas tan ingeniosas como robustas y un elenco excepcional, es difícil encontrar una mezcla de comedia y drama tan perfectamente hilvanada.

Movistar

Kidding (2018-2020)

Jim Carrey en 'Kidding'.

Jim Carrey en ‘Kidding’.

20 episodios, 8 horas. Había expectación y ganas. Catorce años después de ‘Olvídate de mí’, Jim Carrey y Michel Gondry volvían a unir sus fuerzas en ‘Kidding’, la serie creada por Dave Holstein. Y resultó que sí, que la producción de Showtime, ya con dos temporadas en el aire, es una obra maestra. Una comedia sobre el duelo, con poso amargo, que permite a Gondry, amigo de los trampantojos, de jugar con las perspectivas, de los montajes atípicos y del ‘stop-motion’, dar rienda suelta a su imaginación. Carrey da vida a Jeff Piccirillo, un hombre en la mediana edad que protagoniza su propio show infantil, ‘El señor Pickles’. Su mundo se viene abajo con la muerte de uno de sus dos hijos gemelos.

Movistar

Fuga en Dannemora (2018)

Patricia Arquette, en 'Fuga en Dannemora'.

Patricia Arquette, en ‘Fuga en Dannemora’.

7 episodios, 7 horas. Dirigida por Ben Stiller y protagonizada por Patricia Arquette, Benicio del Toro y Paul Dano, la producción de Showtime cuenta una historia real, la de dos presos que se fugaron de una prisión en 2015 tras mantener un idilio con una de las funcionarias. Con una narración muy cuidada y una apuesta evidente por el ritmo pausado –no hay aquí nada de la urgencia de ‘Prison Break’ ni de los imposibles giros de guion–, ‘Fuga en Dannemora’ se desvela como una miniserie imprescindible. Resulta obligado mencionar el excelente trabajo de los actores y, en especial, de Arquette.

HBO

Succession (2018-presente)

20 episodios, 20 horas. A ‘Succession’ le ha llevado dos temporadas convencer a los críticos de que el relato de la disfuncional familia de Logan Roy y sus cuatro hijos, que controlan una de las empresas de medios de comunicación y entretenimiento más importantes del mundo, merecía la pena. Distinguida como mejor drama del año por los Globos de Oro, la ficción de HBO retrata a un clan riquísimo, lleno de seres despreciables, que encarna a la perfección los excesos y peligros del capitalismo más brutal. Será cuando se plantee quién será el sucesor del patriarca de la familia cuando lleguen los problemas.

HBO

Chernobyl (2019)

Un fotograma de 'Chernobyl'.

Un fotograma de ‘Chernobyl’.

5 episodios, 5 horas. Fue una de las series revelación de la temporada pasada. La manera en la que Craig Mazin aborda el accidente nuclear ocurrido en Chernobil en 1986 es sencillamente magistral. Su responsable se aprovecha de lo que sabemos del desastre nuclear para infundir miedo en el espectador, un terror que le es del todo ajeno a muchos de los personajes, que se asoman al abismo sin siquiera saberlo. Contenida y soviética, pese a demostrar en varias ocasiones que no es una serie barata, ‘Chernobyl’ se desarrolla bajo una atmósfera desasosegante y opresiva y es hábil, incluso, para explicar al espectador qué es lo que está sucediendo sin resultar artificial.

Netflix

Creedme (2019)

8 episodios, 8 horas. Se hace duro acabar el primer episodio y eso que la idea que subyace detrás de él es asistir en primera persona al infierno que pasó una adolescente cuando denunció que había sido violada. Basada en una historia real, la serie en sus primeros compases pone el foco en cómo la joven tuvo que dar testimonio, una y otra vez, de lo que había ocurrido. Hasta que dos agentes retoman el caso.

HBO

Watchmen (2019)

Jeremy Irons, en 'Watchmen'.

Jeremy Irons, en ‘Watchmen’.

9 capítulos, 9 horas. Damon Lindelof, responsable de series como ‘The Leftovers’ o ‘Perdidos’, ha hecho algo brillante con la serie de ‘Watchmen’. La novela gráfica de Dave Gibbons y Alan Moore, para muchos imposible de trasladar a otro medio, recibe por fin una adaptación magistral, que recurre a personajes como Ozymandias o el Doctor Manhattan y hechos del original, para contar otras historias que abordan conflictos como el racial. Es cierto que si no has leído la obra original, el relato no empezará a tener sentido hasta el sexto episodio. Por lo demás, sublime.

HBO

El visitante (2020)

10 episodios, 9,5 horas. Basada en la novela homónima de Stephen King, ‘El visitante’ ha sido una de las grandes sorpresas de HBO en el arranque del año. Comienza con la investigación del truculento asesinato de un niño de once años. Visualmente arrebatadora, lo que empieza como una suerte de ‘True Detective’, va cogiendo tintes cada vez más sobrenaturales, con ‘doppelgängers’, ‘poseídos’ y demás zarandajas, pero lejos de perder interés, lo suscita.

Netflix

Drácula (2020)

3 episodios, 4,5 horas. La relectura que han hecho Mark Gatiss y Steven Moffat, autores de la irresistible ‘Sherlock’, de la novela de Bram Stoker, es brillante. En tres capítulos, la serie desarrolla tres historias distintas, de una hora y media de duración cada una, levemente conectadas entre sí. Las dos primeras son las más cercanas al relato original, abundando en las reglas para matar al vampiro y en la travesía que el conde realiza a Londres en un navío. El tercer capítulo, en cambio, traslada a Drácula a nuestro tiempo, despues de haber estado cientos de años hibernando. Diálogos brillantes, terror y un puntito de comedia se dan la mano en esta serie brillante.

Leave a Reply