El hijo de Consuelo Císcar pide el archivo de la causa del IVAM

El hijo de Consuelo Císcar y Rafael Blasco, conocido artísticamente como Rablaci, ha solicitado el archivo de la causa. La petición se formula un día después de que su madre realizara una comparecencia ante la jueza para tratar de exculpar a su hijo de las irregularidades en el IVAM.

Císcar, que sólo contestó a su abogado, mantuvo que no existió una trama del personal del museo para favorecer la carrera de su hijo, elogió los dotes de artista de Rablaci y el esfuerzo de sus subordinados en el museo. Hubo ocasión también para que expresara su gran amor al arte y su labor al frente del IVAM, aunque poco tiene que ver esto con el objeto de la investigación.

Ese fue el primer paso de una nueva estrategia. El segundo se dio ayer con esta solicitud de sobreseimiento. La defensa de Rablaci recuerda que en el anónimo que reveló todas estas supuestas irregularidades no se decía nada del joven. Todo iba referido a Císcar.

Del mismo modo, asegura que de lo instruido no se puede llegar a la conclusión de que el artista participara de todas las actividades que su madre llevaba a cabo para impulsar su carrera y sería un «tercero de buena fe» que termina recibiendo un beneficio sin pretenderlo. De hecho, para ratificar lo anterior, añade que no existen en la causa correos que prueben una relación directa entre él y la gente, personal del IVAM y proveedores, que trabajaban en su provecho.

El escrito del pequeño de la familia Blasco insiste en que no existe trama alguna en el museo y subraya que dos supuestos integrantes de la red delictiva ya tienen la causa archivada a lo largo de esta investigación. También rebate el hecho de que las exposiciones de Rablaci se hicieran coincidir con las del IVAM, tal y como acreditan los informes de la UDEF. Durante la declaración del pasado viernes, la exdirectora aprovechó para cargar contras los profesionales de la Policía que realizan estos dosieres por «contaminar» la causa.

Rablaci insiste en el carácter privado de sus exposiciones, que nada tienen que ver con las públicas del IVAM. Además, su madre subrayó en la declaración que las muestras de su descendiente fueron pagadas por un empresario, un comerciante de naranjas, según su versión.

La clave ahora es la posición que adoptarán las acusaciones ante este escrito. La Fiscalía, la Generalitat y la acusación popular de Acción Cívica son las que se encuentran personadas en este procedimiento. La investigación de esta causa afronta ya su recta final. El siguiente paso será el archivo o el auto de incoación de procedimiento abreviado, una resolución que equivale al procesamiento y da traslado a las acusaciones.

No es este el único asunto que preocupa a Consuelo Císcar. Existe otra pieza, la de la compra de obras falsas de Gerardo Rueda a precios como si fueran auténticas, por la que se sentará en el banquillo. Las acusaciones reclaman desde siete a doce años de prisión.

Leave a Reply